Header Ads

header ad

Tres formas de alentar a tu Líder de Alabanza

Imagen de desiringgod.org

NOTA DEL EDITOR: Texto original en inglés, escrito por Matthew Westerholm y publicado desiringgod.org. Titulado Three Ways To Help Your Worship Leader


Cuando los cristianos que creen en la Biblia consideran los servicios de adoración, a menudo piensan en Hebreos 10:25: "no descuidando reunirse, como es el hábito de algunos". Cuando nos reunimos, el autor de Hebreos escribe, es con el propósito de " animándonos unos a otros ".

Y ese aliento debe incluir a tu líder de alabanza.

Durante los veinte años que guié la alabanza en una iglesia local, recibí miles de reacciones posteriores al servicio litúrgico. Algunas veces las reacciones eran maravillosas, perspicaces, útiles y alentadoras. Otras veces, eran. . . bueno, malas. La gente trataba de ser alentadora, pero por varias razones, sus esfuerzos eran insuficientes. Por esa razón, te comparto tres maneras de alentar al líder de alabanza en tu iglesia local este fin de semana.

"Esa canción me ayudó hoy".

Cuando las personas hablan de música, el lugar donde la conversación generalmente comienza (y suele terminar) es sobre la preferencia. ¿Te gustó esa canción, o no? Y, por supuesto, todos tenemos estilos musicales y canciones que realmente nos gustan. Es común tratar de alentar a un líder de alabanza diciendo: "¡Hey, realmente me gusta esa nueva canción!" Pero cuando hablamos de alabanza, nuestras preferencias musicales son al menos periféricas, si no irrelevantes.

Considera alentar a su líder de alabanza con palabras como: "Esa canción fue festiva y me ayudó a sentir la victoria que es nuestra gracias al Señor Jesús". O en lugar de decir "Me gustó mucho el violín" (o el órgano de tubos, o la guitarra eléctrica), opta por la posibilidad de comentar: "El momento instrumental más tranquilo de la canción me ayudó a reflexionar en mi pecado y el quebrantamiento de nuestro mundo". Eso es lo que sigue a la exhortación "de animarnos unos a otros para amar y hacer buenas obras" (Hebreos 10:24).

La alabanza no se trata de satisfacer nuestras preferencias personales, sino de acercar nuestros corazones a Jesús (Juan 4:24). Eso es lo que deberíamos estar buscando en nuestros servicios de adoración. Sin embargo, no siempre estaremos de acuerdo en qué estilos, canciones o sonidos lo harán mejor. Lo que me lleva al aliento número dos.

"¿Puedes ayudarme a entender?"

A veces, deseas animar a tu líder de alabanza a cambiar algo en su ministerio musical. Pero en lugar de decir: "No me gustó esa canción", dile algo más constructivo. Considera la posibilidad de decir: “Partes de esa canción me confundieron ¿Puedes ayudarme a entenderlas?”

Una mañana, después de un servicio de adoración, una señora se me acercó y me preguntó: "¿Pones salsa de tomate en tu helado?" Confundido, negué con la cabeza, no. "Entonces no le pongas tambores a los himnos". Le agradecí su metáfora vívida (¡incluso visceral!), pero su comentario no tiene en cuenta una verdad muy importante.

Además del hecho de que nuestras preferencias son al menos periféricas, no debemos asumir que todos (o la mayoría de las personas en nuestra iglesia) comparten esas preferencias. Considera cuán amplia y variada es realmente la iglesia de Jesucristo: en el himno más antiguo con el que no conectaste bendijo a un anciano en tu iglesia que confía en Dios mientras camina a través de un momento complejo salud; esa nueva y ruidosa canción que sacudió tus desinclinaciones contemporáneas alentó a una estudiante universitaria que la golpeó a través de los parlantes de su auto durante el viaje a la iglesia esta mañana. A medida que maduramos en Cristo, la alegría de otras personas de la iglesia local se convierte en nuestra alegría. Eso es hedonismo cristiano horizontal.

Recientemente, un adulto mayor me animó después de un servicio. Habíamos cantado una canción particularmente ruidosa esa mañana y cuando lo vi acercarse, me preparé para la crítica. En cambio, me sorprendió y dijo: “Esta mañana fue una respuesta de oración. Mi esposa y yo hemos orado durante años para que los hijos de esta iglesia amaran al Señor Jesús y tengan su propia relación con Dios. Hoy, me di cuenta de que tener una fe propia significa tener propias canciones. Estas nuevas canciones son una respuesta a nuestras oraciones ".

Podemos alentar a nuestros líderes de alabanza preguntándoles qué opinan cuando los elementos de nuestros servicios son confusos. Cuando las cosas no van bien, el desánimo puede ser muy tentador para un líder de alabanza. Necesitamos ser fortalecidos, como Jonatán fortaleció a David (1 Samuel 23:16).

Cuando alguien acude con una pregunta reflexiva al líder de alabanza, es muy alentador. Ese acto muestra que los consideran como una persona inteligente que puede responder preguntas y brindar claridad. También demuestra e invita a confiar en dar y recibir comentarios.

"Tu ejemplo en la adoración me ayudó".

La gente tiene buenas intenciones cuando le dice a un líder de alabanza: "¡Realmente te metiste en esa canción!" Pero un comentario más reflexivo podría ser: "Realmente nos guiaste con el ejemplo al celebrar las riquezas que son nuestras en Cristo". O, en lugar de decir “Noté que levantaste las manos mucho más de lo normal”, considera decir: “Levantaste mi atención al Señor con tus canciones, tus oraciones e incluso tus gestos. ¡Gracias!"

En general, los líderes de alabanza trabajan arduamente para olvidarse de sí mismos, pidiéndole a Dios que levante sus ojos de sí mismos. Quieren que Dios les haga más conscientes de su presencia y actividad. El objetivo de los líderes de alabanza es concentrarse en el Señor y permitir que sus semblantes y gestos reaccionen naturalmente a ese enfoque. Y, por lo tanto, los comentarios (incluso los comentarios destinados a alentar) que vuelven a centrarse en sí mismos por lo general son inútiles.

Todo líder en la iglesia de Cristo debe desear ser un ejemplo para el rebaño (1 Pedro 5: 3), y es alentador animar a los líderes (especialmente a los jóvenes líderes de alabanza, ver 1 Timoteo 4:12) para saber que su ejemplo ha movido tu fe.

La alegría más grande del líder de adoración

Para terminar, permítanme parafrasear una nota que recibí de un miembro de una iglesia en la que serví. Este tipo de estímulos me ha despertado muchas veces en el ministerio.

Solo es un rápido gracias por el incalculable don de la alabanza corporativa. Recientemente, mi vida ha estado llena de pruebas, y mi corazón a menudo es pesado. Pero cuando vengo a adorar la grandeza de todo lo que Dios es para nosotros en Cristo junto con los santos en la iglesia, mis cargas se van de una manera inusual, y mi esperanza de avances crece, y mi alegría aumenta. Así que “gracias”, de parte de uno de los necesitados asistentes a la iglesia que encuentra una gran ayuda mientras alaba una vez a la semana contigo.

La mayor alegría de un líder de alabanza es cuando la gente ve más de Cristo, cuando Cristo levanta las cargas de la gente, cuando su esperanza y alegría en Cristo comienzan a elevarse. La mejor manera de animar a sus líderes de alabanza es mostrarles a Cristo y, a menudo, esto puede hacerse mostrándoles cómo está obrando Cristo a través de su ministerio. Cuando esto sucede, la congregación es alimentada, el pastor es alentado y Cristo es glorificado.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.