¿Puede un músico cristiano tocar música secular para la gloria de Dios?


Imagen desiringgod.org
NOTA DEL EDITOR: el texto original fue escrito por Bob Kauflin y publicado en inglés con el título de Can Christian Musicians Play Secular Music for God's Glory?

Steve dejó un comentario en una publicación anterior, preguntando sobre la validez de un "ministerio" de música secular, haciendo referencia a un comentario que hizo Phil Keaggy hace años sobre la falta de cristianos espirituales involucrados en el campo de la música secular. Hace poco recibí un correo electrónico con una pregunta similar sobre la legitimidad de los músicos cristianos que siguen una carrera en la música pop secular. ¿Cómo deberíamos pensar al respecto? ¿Siempre está mal? ¿Es algo que debemos alentar? Aquí hay algunos pensamientos que he compartido a lo largo de los años con personas que estaban tratando de determinar la voluntad de Dios para sus vidas en esta área.

La pregunta más importante (a veces la más difícil de responder) es: "¿Cuáles son mis motivos para querer involucrarme en la música secular?"

Aunque nunca asumo que los motivos de alguien serán completamente puros, hay una diferencia significativa entre alguien que vive para tocar en el escenario y alguien que vive para servir a otros con sus dones. Si hay alguna duda sobre por qué quiero tocar música fuera de la Iglesia, es una buena idea preguntarles a otros, a quienes respeto por su honesta evaluación, de mis motivos.

El éxito de un cristiano en el mercado general no es una señal de que el Reino avanza o el Evangelio está siendo proclamado.

Un “ranking” no es necesariamente un signo de la bendición de Dios. Puede ser el resultado de un marketing inteligente o una gran musicalidad. En muchas canciones, las letras no comunican nada que sea claramente cristiano. Además, cuando una canción cristiana se vuelve popular, la gente puede suponer que no hay diferencia entre los músicos seculares y los cristianos: se trata de la música y el dinero. Dios puede usar músicos cristianos en el mercado secular para promover el Evangelio, pero Él no los necesita. La Iglesia es y siempre será el principal medio que Dios usa para difundir el Evangelio y hacer discípulos.

La música secular no significa necesariamente atea o anticristiana.

Hay innumerables ejemplos de canciones populares que presentan valores morales, perspectivas perspicaces y comentarios significativos sobre la vida que no hacen referencia específica a las Escrituras. El éxito de canciones como "I Can Only Imagine", "Butterfly Kisses" y "Meant toLive" son una clara evidencia de eso. Podemos utilizar nuestra música para entretener sin deslumbrar o promover los ídolos del materialismo, el orgullo y el egocentrismo.

No podemos estar seguros de los motivos de un músico, desde la distancia.

Si bien es posible que podamos inferir conclusiones de la vestimenta, el lenguaje, las actitudes y las acciones de una persona, puede ser difícil distinguir la diferencia entre un rebelde no salvo y un creyente desinformado. Pocos de nosotros lo haríamos muy bien si los detalles de nuestras vidas se publicaran para que millones de personas los lean y critiquen. Eso no significa que los músicos que dicen ser cristianos están por encima de la evaluación o el escrutinio público. Simplemente significa que en la mayoría de los casos deberíamos enfocarnos más en las disparidades que en pronunciar juicios finales. Por lo menos, nuestras oraciones privadas para un artista deben ser iguales a nuestra crítica pública.

Estar involucrado en la música secular no es una justificación para abandonar la iglesia o minimizar nuestra fe.

Un músico cristiano no puede cantar abiertamente sobre la salvación o la cruz, ni tocar música compuesta por cristianos. Pero nunca podemos afirmar que nuestro cristianismo está relegado a nuestra maestría musical. No hay músicos que "pasen" a ser cristianos. Nuestra identidad como cristianos gobierna todo lo demás que hacemos. En un pequeño y desafiante libro titulado Imagina: Una visión para los cristianos en las artes (Imagine: A Vision for Christians in the Arts), Steve Turner escribe: "A veces escucho a los cristianos justificar mencionar sus debilidades en su arte porque 'soy un pecador como todos los demás'. Eso simplemente no es verdad. El cristiano no es un pecador como todos los demás porque un cristiano es un pecador perdonado, y esto altera su relación con el pecado". Básicamente, la cruz lo cambia todo. El Evangelio redefine nuestras prioridades, redirige nuestras pasiones y reconfigura nuestra visión del mundo. Ahora vivimos toda nuestra vida "por las misericordias de Dios" (Romanos 12:1).

El mundo necesita ver personas en cada área que hayan sido genuinamente transformadas por el Evangelio.

Los músicos cristianos en el mercado secular tienen la oportunidad de influenciar a los no cristianos no solo con su música, sino también con sus vidas. Dios puede darles la oportunidad de compartir el Evangelio con otras personas a las que, de lo contrario, nunca se llegaría. Kerry Livgren y Dave Hope son dos artistas que hicieron la diferencia de esa manera. Hay muchos más. Algunos cristianos servirán a la Iglesia en la iglesia local. Otros servirán a la Iglesia fuera de la iglesia local. Ambos demuestran a través de sus vidas que Jesús es el único Salvador y Soberano del mundo.

No toda la música escrita y cantada por los cristianos debe exponer el Evangelio completo.

Russ Bremeier, en un correo electrónico de Music Connection, escribe: "Algunas canciones comparten explícitamente el Evangelio, y algunas simplemente plantan una semilla que puede conducir al Evangelio. Nuestro arte es un reflejo diverso de quiénes somos como el cuerpo de Cristo. Ya sea que se use en la iglesia, en la radio, en un programa de televisión o incluso en un anuncio de 30 segundos, podemos estar tranquilos sabiendo que Dios puede usar la música que hacemos de diversas maneras para servir a sus propósitos". Música de todo tipo que está escrita desde la perspectiva de aquellos que viven a la luz de las alegrías y realidades del cielo.


En pocas palabras: conozca su corazón y busque hacer música para la gloria de Jesucristo, sin importar dónde toque o cante. Nuestra música no es sobre nosotros. Se trata de llamar la atención sobre el Dios que nos dio la música en primer lugar. Ningún otro tipo de música va a durar de todos modos.


Begoña Sánchez JiménezESCRITO POR BOB KAUFLIN (@bkauflin)
Director de alabanza en Sovereign Grace Music. Equipa a pastores y músicos en la teología y la práctica del culto congregacional y sirve como pastor en Sovereign Grace Church en Louisville, Kentucky. Escribe en worshipmatters.com y es autor de True Worshipers. Bob y su esposa, Julie, tienen seis hijos y un número creciente de nietos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario