Historia y análisis del Himno "En el monte Calvario" [The Old Rugged Cross]

Imagen: umcdiscipleship.org

El Himno "En el monte Calvario" fue escrito por George Bennard (1873-1958). George nació en Ohio, pero fue criado en Iowa, y llego al Señor a través de una reunión del ejército de Salvación. Posteriormente él fue un evangélico metodista. La composición de la canción comenzó en Albion, Michigan a finales de 1912 y fue terminada durante un avivamiento en la bahía de Sturgeon, Wisconsin, en donde Bennard y su amigo de Chicago Ed. E. Mieras debutaron como dúo la última noche de campaña el primero de enero de 1913. El famoso compositor cristiano Charles H. Gabriel (1856-1932) ayudo a Bennard con la armonía y lo demás es historia. 

La canción completa fue primeramente publicada en el himnario Heart and Life for the Church, Sunday School, Home and Campmeeting (1915) [Corazón y vida para la iglesia, la escuela dominical, el hogar y el campamento]. Eventualmente la canción se hizo popular por las cruzadas evangélicas de Billy Sunday y su músico principal Homer Rodeheaver (1880-1955) quien eventualmente compro los derechos de autor de la canción.

George Bennard
 Si analizamos el texto del himno nos daremos cuenta que Bennard está relatando una escena. En la primera estanza, se describe a la cruz "en un monte lejano" , aun así uno aun puede vislumbrar la escena completa a los pies de la cruz. La estanza dos y tres hacen referencia de la persona de Cristo en la cruz. En La estanza dos, se hace referencia a Cristo como el "Cordero de Dios" (Jn.1:29) y en la estanza numero tres aunque la cruz esta "manchada con sangre divina", esa escena es opacada con la belleza del Hijo de Dios quien sufrió y murió para redimirnos.

Podemos ver también como Bennard usa la paradoja en la construcción del texto. En la estanza uno, a pesar de que la cruz es "un emblema de afrenta y dolor" usada por los romanos para la burla y el sufrimiento extremos que causaban a la persona, aun así, para aquel que se identifica con el salvador, la cruz llega a ser algo lo cual finalmente ama con todo su corazón. En la estanza dos, aun cuando la cruz es "Despreciada por el mundo", porque para el mundo la cruz es locura (1 Cor.1:18), para el cantante la cruz "tiene suma atracción" porque muestra todo el amor de Dios para el pecador.

En muchos sentidos, el himno refleja una devoción profunda que venera la cruz de Cristo. El coro o refrán comienza con "Yo me abrazo con amor a esa cruz", siendo por tanto la cruz el episodio central de la vida de todo cristiano. En la cruz hayamos consumada nuestra redención (liberación de la opresión del pecado); hayamos consumada nuestra justificación (el perdón de todos nuestros pecados); y hayamos consumada nuestra reconciliación (la paz con Dios). Es por tanto la cruz la mayor demostración del amor del Padre por nosotros al enviar a su Hijo Jesucristo a morir en nuestro lugar.

Finalmente podemos ver dos cosas en la cuarta y última estanza. La primera es que todo aquel que se identifica con la cruz, es feliz también cargando su propia cruz, leemos "A la cruz de Jesús yo seré siempre fiel, su vergüenza y desprecio feliz llevare", todo verdadero hijo(a) de Dios ha sido llamado a seguir el ejemplo de Jesús y esto también significa sufrir y padecer tribulaciones en esta vida (Fil.1:29), y en medio de dichas tribulaciones hallar gozo y felicidad (Rom.5:3). La segunda es que dichas tribulaciones son momentáneas, mientras que la gloria que nos espera en el cielo es eterna (Rom.8:18), en el himno cantamos "Y algún día feliz con los santos en luz, para siempre su gloria tendré".

Por tanto este himno nos expresa verdades fundamentales, que debemos no solo cantar, sino vivir en agradecimiento y obediencia a nuestro Señor y Salvador.




Begoña Sánchez JiménezESCRITO POR DAVID MUJICA
Miembro del Equipo de Alabanza de la Iglesia Bautista La Calera (IBC) y parte del equipo de la organización misionera OM CHILE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario