El legado de J.S Bach y su fe en el Evangelio


En esta breve exposición queremos rescatar lecciones prácticas del legado de uno de los compositores musicales más grandes de toda la historia, y como su cristianismo afecto su cosmovisión de la gloria de Dios en su vida, nos referimos a Johann Sebastian Bach. 

J. S Bach considerado para muchos como el más grande compositor de música no solo secular sino también eclesial, nació en 1685 en Eisenach, Alemania. En el seno de una familia distinguida de músicos. En 1708 después de casarse con Maria Barbara se convirtió en el organista de la corte para el duque de Weinmar, en este periodo el compuso sus principales obras para órgano. En 1717 fue declarado director musical (maestro de capilla) para el príncipe Leopoldo de Anhalt-Köthen, con quien desarrollo una amistad muy profunda. En 1720 su esposa falleció y al año siguiente volvió a casarse, esta vez con Anna Magdalena, para quien compuso varias piezas en teclado. Desde 1723 hasta su muerte en 1750 en Leipzig Bach se dedico a enseñar, dirigir, cantar, tocar y componer.

En conjunto a su trabajo secular, Bach escribió una considerable cantidad de música para la adoración congregacional, por ejemplo siguiendo la tradición germana de los himnos, él hizo el arreglo armónico de muchas de ellas como "Cantatas" de modo que pudieran ser cantadas por la congregación acompañadas con el coro. Se estima que escribió alrededor de doscientas cantatas, incluyendo al menos dos por cada domingo en la iglesia luterana, más aquellas que componía para los días santos (hacia calzar el tema de la cantata con las lecturas de la escritura prescrita para ese día). Las dos más conocidas son "Christ lag in Todesbanden" (Cristo yacía amortajado), basado en un himno de pascua de Martin Lutero y "Jesu, meine Freude" (Jesús, es toda my alegría).

En ese entonces existía una costumbre antigua que durante la semana santa, las lecturas de los evangelios solo se enfocaban en la pasión de Cristo (sufrimientos y muerte de Jesús), y en lo general estas lecturas no eran hechas por un solo individuo sino por distintas personas (incluso la congregación entera). Basado en esto, Bach escribió musicales muy elaborados para la "Pasión de San Mateo y la Pasión de San Juan", en donde la narración del evangelio era cantada por un solista, con los diálogos a cargo de los demás cantantes y los comentarios eran hechos por el coro en la forma de himnos y piezas musicales. También escribió arreglos corales para la tradicional "liturgia en latín", su famosa  "Misa en Si menor". La liturgia (o el orden para la celebración de la cena del Señor y la administración de la santa comunión) se reflejaba en la misa. Esta misa es dividida en dos partes "Lo ordinario" (las partes que son comunes en cada ocasión) y "Lo propio" (las partes que varían de día en día, por ejemplo las lecturas bíblicas). Las partes corales de "lo ordinario" incluían el KYRIE (Oh Señor), la GLORIA, el CREDO, el SANCTUS (el Santo) y el AGNUS DEI (Cordero de Dios). Aunque Bach era un luterano férreo, la liturgia no era algo exclusivo de la iglesia católica romana, la liturgia como tal es mucho más antigua y también había sido adoptada por las iglesias protestantes, por tanto era parte de la vida de Bach.

Para la gloria de Dios

J. S. Bach nunca fue atraído al estrellato, la fama o la fortuna. Su incuestionable genialidad fue siempre adornada con modestia y falta de pretensión. Una vez le dijo a un alumno "Solamente debes practicar diligentemente, y te ira muy bien. Tú tienes cinco dedos en cada mano igualmente saludables que los míos"[1].

En otra oportunidad, cuando un conocido elogió la maravillosa habilidad de Bach como organista, Bach demostró su humildad e ingenio característicos al responder: "No hay nada muy maravilloso en esto, sólo tienes que tocar las notas correctas en el momento adecuado y el instrumento hace el resto"[2].

Qué gran ejemplo ciertamente es el que aprendemos de este siervo de Dios, quien aprendido  las palabras del apóstol Pablo dicha a los romanos cuando les dijo "Porque en virtud de la gracia que me ha sido dada, digo a cada uno de vosotros que no piense más alto de sí que lo que debe pensar, sino que piense con buen juicio, según la medida de fe que Dios ha distribuido a cada uno."[3] (Rom.12:3). No seamos entonces arrogantes o vanagloriosos de los talentos y dones que se nos han dado por gracia, sino seamos humildes en reconocer que todo lo que hemos recibido es un regalo inmerecido de un Dios bondadoso y fiel, y que Él espera que vivamos humildemente en gratitud y gozo.

Bach solía decir "El único propósito de la música debiera ser la Gloria de Dios y la recreación del espíritu humano"[4]. La música según Bach fue dada para glorificar a Dios en el cielo y edificar a los hombres y mujeres en la tierra, no fue diseñada para ganar mucho dinero, o para alimentar el ego de los músicos, tampoco para ser famoso. La música se trata de bendecir al Señor y bendecir a otros. Esta actitud nos demuestra la enseñanza de Pablo a los corintios cuando les dijo "Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios."[5] (1 Cor. 10:31). Así como cristianos esta es nuestra tarea primaria, en el área en donde Dios nos haya puesto, debemos glorificarlo a él y solo a él.

La vida de Bach fue completamente acorde a sus creencias. A pesar de poseer un genio musical de uno en un siglo, él decidió vivir una vida normal como músico de iglesia. Solamente una vez en sus 65 años acepto un trabajo el cual lo haría brillar a los ojos del mundo. Por un tiempo el trabajo como maestro de capilla (Kappellmeister) en la corte del príncipe Leopoldo. Pero esos alrededores fueron finalmente una distracción para él. Muy pronto el tuvo que volver a aceptar una humilde posición como cantor  de una iglesia en Leipzig, donde nuevamente seria clausurado en su no aclamado, pero muy amado para él mundo de la música de iglesia. Bach aprendió las palabras del apóstol Pablo en Filipenses 4:11 "he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación"[6]. Nosotros como músicos y cristianos primeramente debiéramos también hacerlas una realidad en nuestra vida. El mayor éxito no está en la alabanza de las personas ni en la fama de este mundo, nuestra mayor gloria y alabanza esta en hacer la voluntad de nuestro Señor.

Por ende, cuando escuches nuevamente una pieza maestra escrita por Johann Sebastian Bach, reflexiona en el corazón que él tuvo para glorificar a Dios. Su vida y ejemplo han marcado, guiado y cambiado incontables vidas y las seguirá cambiando en todo el mundo.

Extendiendo el evangelio a través de la música.

El ejemplo, la música y la vida de J.S Bach han llevado a muchos a Cristo a través de los años, esto debiera motivarnos como músicos a buscar la gloria de Dios y su reino, y a hacer de nuestro testimonio una fuente solida y firme de la Gracia de Dios para los inconversos, de modo que ellos lleguen a Cristo y sean salvados.

Yuko Maruyama, un organista japonés que trabaja en Minneapolis, fue una vez una devota budista. Ahora ella es cristiana gracias a la música de J. S. Bach, ella expresó en una revista luterana "Bach me presentó a Dios, a Jesús y al cristianismo"[7], y prosigue "Cuando toco una fuga, puedo sentir a Bach hablando con Dios"[8].

Otro ejemplo es Masashi Masuda, un sacerdote jesuita el cual llegó a la fe casi de la misma manera, él expresa "Escuchando  las variaciones  de Goldberg de Bach se despertó mi interés por el cristianismo"[9]. Hoy Masuda enseña teología en la Universidad Sophia de Tokio.

Charles Ford, profesor de matemáticas de St. Louis expresa que la música de Bach refleja la belleza perfecta del orden creado por Dios, la cual es muy receptiva en la mente asiática. El mismo Ford tuvo este encuentro con Dios a través de la música de Bach, donde expresa "Bach ha tenido el mismo efecto en mí, un científico occidental". Henry Gerike, quien es organista y maestro de coro en el seminario Concordia de St. Louis está de acuerdo con Ford y escribe "El mensaje más significativo que Bach nos ha dejado es el evangelio", esta cita rescata las palabras que una vez pronunciara el arzobispo sueco Nathan Söderblom (1866-1931) quien llamo a las famosas  cantatas de Bach "El quinto evangelio"[10].

Así como ellos existe el testimonio de miles, quienes por la vida de un siervo de Dios pudieron conocer al Dios verdadero. Tomando las palabras de Jesús en Mateo 5:16 "Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos"[11]. Este ejemplo es entonces el que podemos rescatar de Bach, el poder testificar como músicos acerca de Cristo, su gracia, amor y redención; y poder acompañar este testimonio con una vida dedicada en obediencia y sumisión a la gloria de Dios. Que podamos así como Bach oír un día las palabras de nuestro Señor “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor"[12] (Mat.25:23).



[1] Cita en inglés, del libro: “Spiritual Lives of the Great Composers” del escritor Patrick Kavanaugh, Pág. 23. Editorial Zondervan, 1996.
[2] Cita en inglés, del libro: “Spiritual Lives of the Great Composers” del escritor Patrick Kavanaugh, Pág. 19. Editorial Zondervan, 1996.
[3] Romanos 12:3, versión LBLA
[4] Cita en inglés, del libro: “Spiritual Lives of the Great Composers” del escritor Patrick Kavanaugh, Pág. 19. Editorial Zondervan, 1996.
[5] 1 Corintios 10:31, versión RV1960
[6] Filipenses 4:11b, versión RV1960
[7] Cita original en ingles, de “God in the Whirlwind: Stories of Grace from the Tornado at Union University”, por Tim Ellsworth, pág 159. Editorial B&H. 2008.
[8] Cita original en ingles, de “God in the Whirlwind: Stories of Grace from the Tornado at Union University”, por Tim Ellsworth, pág 159. Editorial B&H. 2008.
[9] Bach In Japan: http://www.christianitytoday.com/history/issues/issue-95/bach-in-japan.html
[10] Bach In Japan (http://www.christianitytoday.com/history/issues/issue-95/bach-in-japan.html)
[11] Mateo 5:16, versión LBLA
[12] Mateo 25:23, versión LBLA


Begoña Sánchez JiménezESCRITO POR DAVID MUJICA
Miembro del Equipo de Alabanza de la Iglesia Bautista La Calera (IBC) y parte del equipo de la organización misionera OM CHILE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario