CREATIVIDAD Y ADORACIÓN (3)

Imagen creada por VIRÁ
Como ya hemos visto, el pecado distorsionada la creatividad del ser humano. Nuestro deseo es crear, pero nunca reconocer a nuestro Creador. ¿Cómo podemos entonces redimir nuestra creatividad para reconocer en adoración a nuestro Creador? La solución tiene nombre: EL EVANGELIO, el mensaje de Jesús.

Hay algo maravilloso en el mensaje del evangelio: es para todo el hombre y toda la vida. Solo piensa en las palabras de Jesús: “Ama al Señor tu Dios con toda tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”. Jesús, el Hijo de Dios, nos hace un llamado que involucra toda nuestra integridad. Es un llamado transversal

Ahora bien, te preguntarás ¿Cómo se involucra el evangelio y la creatividad?

Hasta aquí ya hemos dejado claro, que desde la creación el ser humano ha sido llamado por Dios para crear, lo cual es un mandato cultural. Dios nos da un jardín para cultivar y guardar de manera creativa. Con la caída, ese llamado aún permanece y a lo largo de toda la existencia humana (lo cual vemos reflejado en la Biblia) Dios capacita al hombre para darle un servicio creativo. A modo de ejemplos generales, piensa en el Tabernaculo y todos los utensilios que en el habían, el Templo de Salomón, el traje del sumo sacerdote, la poesía de los salmos escritos por David, los consejos de Salomón en Proverbios, la forma en la que escribe Jeremías el libro de Lamentaciones, la pasión de las cartas de Pablo para describir el evangelio.

Viendo todo esto, ¿Qué podemos decir? Que para los que conocemos al único Dios viviente y creativo por excelencia, adoramos al Señor respondiéndole con nuestra creatividad, la cual es una imagen de él en nosotros. La creatividad es una respuesta amorosa al Dios a quien servimos.

Ciertamente, cuando pensamos en el concepto creatividad lo relacionamos de manera inmediata con las artes como la música, danza, escultura, arquitectura y literatura. Dentro del contexto de La Iglesia de Cristo, el mismo evangelio hace que la creatividad no solo se restrinja al área de las artes, la creatividad también se involucra con el servicio público de adoración. Esto es maravilloso, porque nos invita a todo nosotros: desde los miembros que sirven en el aseo de la iglesia o los que reciben a todos los asistentes en la puerta del templo, hasta el director de alabanza y el pastor que expone la palabra. Esa es la realidad del cuerpo de Cristo. Recordemos como Pablo habla del Espíritu Santo quien es quien reparte dones a la iglesia, y como Cristo nos ordena el reconciliarnos toda la creación con él, para su gloria:

Efesios 4:1-7 (NBLH)
“Yo, pues (Pablo), prisionero del Señor, les ruego que ustedes vivan de una manera digna de la vocación con que han sido llamados.
Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también ustedes fueron llamados en una misma esperanza de su vocación; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.
Pero a cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don de Cristo.”

1 Corintios 12:4-13 (NBLH)
“Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios el que hace todas las cosas en todos. Pero a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común.
Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero, todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo. Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya Judíos o Griegos, ya esclavos o libres. A todos se nos dio a beber del mismo Espíritu.”

2 Corintios 5:7-19 (NBLH)
“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas.
Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió con El mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; es decir, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo con El mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.”

¡Que gloriosas verdades son estas! ¡El Espíritu Santo reparte dones y habilidades a la iglesia conforme al designio de nuestro Creador, Rey y Señor! ¡Somos llamados a reconciliar al mundo con su Creador para su propia gloria!

Hermanos y hermanos, les ruego esto, es mi oración: ¡Seamos creativos a la luz del evangelio para la gloria de Cristo! Como iglesia debemos ver la creatividad como instrumento útil para el servicio de nuestras reuniones dominicales y para la misión que tenemos como iglesia de predicar el evangelio a toda la humanidad. Las diversas manifestaciones de la creatividad son un hermoso regalo del Imago Dei, puede y debe ser usada como un instrumento sumiso al evangelio para manifestar al mundo el reino de Dios. Una creatividad bíblica apunta hacia el reino de Dios, nace a los pies de Cristo.

Que nuestra creatividad sea reflejada en alabanzas que apunten a nuestro Redentor y Eterno Salvador de manera explícita. Que nuestra creatividad sea reflejada en predicaciones saturadas de exegesis y teología bíblica que expongan la supremacía de Cristo sobre todas las cosas. Que nuestra creatividad sea reflejada en un servicio amoroso los unos con los otros, en una vida de comunidad y familia de fe que muestre la gloria del amor de Cristo al pecador. Que nuestra creatividad adore a nuestro Dios, que esté sumisa al evangelio para la gloria de Dios y alegría de su pueblo.





Begoña Sánchez JiménezESCRITO POR AARON CASTRO
Profesor de música y miembro del equipo de alabanza de la Iglesia Bautista La Calera (IBC). Desde el 2014 se dedica a componer para la alabanza congregacional y en el 2015 lanzó su primer disco solista: GRACIA IRRESISTIBLE.