LA RESPONSABILIDAD DE SER LÍDER DE ALABANZA EN LA IGLESIA LOCAL


Existe hoy una gran diversidad de maneras de llevar a cabo el servicio de alabanza en la comunidad cristiana. Hay formas conservadoras en su teología de la adoración y otras al extremo diferentes, sin embargo se debe ser conscientes de la responsabilidad que tenemos ante Dios y la comunidad a la que pertenecemos, para así llevar a cabo esta área de una manera escritural y de acuerdo al entendimiento de las responsabilidades usuales que debemos tener:  como los ensayos, congregarse, asistir a los estudios bíblicos, evangelizar, etc.

Sin embargo, creo que debemos considerar algunos otros enfoques importantes a  estos y que son una mirada interesante que debemos prestar atención. Por ejemplo:

 a. El enfoque de la responsabilidad en el servicio

Gálatas 5:13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

Un líder de alabanza es un servidor, no es sólo un cantante o músico, sino que un discípulo que está presto para ayudar a los demás continuamente, tanto como para dar a  conocer al Dios amor como para servir en lo que sea necesario, siempre de una manera proactiva.  Por ejemplo, se puede ofrecer ayuda en otras áreas de la iglesia, como en la enseñanza bíblica de los discipulados o en la organización de actividades para otros departamentos o colaborar en limpiar o suplir con trabajo donde se pueda ser útil, es decir: un servidor. Pues a medida que nos relacionamos con el servicio, mejor comprenderemos que liderar es primero darse por otros con humildad y definitivamente es ayudar por amor los unos a los otros, con la libertad a la que fuimos llamados por Cristo. Por eso el servicio nos hace sentirnos útiles y nos ayuda a motivar a otros al mismo sentir.

b. El enfoque de la responsabilidad en la integración

Romanos 12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal

Un líder de alabanza es un integrador fraternal, pues debe darse el tiempo no sólo de compartir con el equipo de trabajo musical, sino que también con la mayor cantidad de hermanos de la congregación y que estos a su vez se sientan escuchados y sobre todo amados. Pues la gente ve también en los líderes de alabanzas un guía, quizás un pastor-maestro, en fin,  pues a través de este rol se involucra a las personas con el Dios de amor. Por esta razón este enfoque es muy importante, porque así edificamos a la iglesia, pues el llamado es ser esas piedras vivas que traigan transformación a su comunidad, no haciendo diferencia, pues somos todos hijos de Dios, pero con funciones diferentes. Por eso la integración es necesaria, porque involucra a todos en el llamado que tiene cada miembro de la comunidad.

c. El enfoque de la responsabilidad en la honra.

1 Corintios 12:26b  y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.

Un líder de alabanza debe reconocer el talento y las capacidades de todas las personas, pues a través de la honra, se crean vínculos importantes, para que la humildad se abra camino y reine la paz en nuestros corazones. Porque a través de la honra se genera el respeto mutuo, aprendiendo a escuchar opiniones diversas o ideas diferentes, creando así respuestas que nacen a partir del otro y que muchas veces no se quiere poner atención en los equipos de trabajo; ya sea por envidias, celos o simples contiendas. Por eso cuando nos reconocemos los unos a los otros y nos honramos se van cerrando ventanas a la competitividad y la división, para así dar paso a la verdadera unidad y manifestación del cuerpo de Cristo en un solo Espíritu. Por eso la honra provoca a vivir en un ambiente de humildad y de trabajo en equipo.

En resumen,  creo que un líder de alabanza debe tener conciencia de que todo lo que hace tiene un efecto inmensamente poderoso en el entorno, por ello se debe estar preparado, pues si se asume este rol se debe tener siempre una palabra de fe en el corazón, una actitud proactiva de servicio,  de integración y de honra. Pues la conciencia mayor no es saberse líder, sino entender que se es servidor de la obra del Señor y eso conlleva la gran responsabilidad que debemos incorporar a nuestro entendimiento espiritual. Dios nos ayude a honrarle en todo.


ESCRITO POR 
Benjamín Serrano, dirige junto a su esposa el ministerio UNIENDO INTERNACIONAL, cuyo fin es extender el mensaje del evangelio y edificar a los creyentes por medio de la enseñanza bíblica y la música cristiana. A través de los años han sido también líderes de jóvenes y ministros de alabanza.